viernes, 17 de agosto de 2012

23. IMAGINA DE NIALL


Estabas en Londres, en la casa que compartías con tu novio Niall. Los chicos y él estaban de gira por Italia.

 

Un día estabas en tu casa viendo la televisión, cuando salieron los chicos en las noticias. Decían que estaban teniendo mucho éxito en su gira y que miles de fans llenaban los estadios. Estabas feliz porque les iba genial, pero una noticia hizo que te pusieras a llorar. Salió una foto de Niall dándose un beso con otra chica. Enseguida, apagaste la televisión y te fuiste a la habitación. Te echaste en la cama y empezaste a llorar. No entendías cómo Niall te había podido hacer una cosa así. Te sonó el teléfono, era él. No lo cogiste. No querías hablar con nadie y mucho menos con él. Al cabo de un rato, te quedaste profundamente dormida.

 

Te despertaste al día siguiente por el sonido de tu móvil. Alguien te estaba llamando. Miraste quién era. Era Liam, tu hermano.

 

Tú: Hola, hermanito.

Liam: Hola, guapa. ¿Cómo estás?

Tú: Pues mal… ¿y tú?

Liam: Yo preocupado por ti. Ayer vimos las noticias.

Tú: Pues imagínate cómo estoy, Liam.

Liam: Ya me imagino. No soy quién para decirte esto, pero yo sé que Niall no hizo nada con esa chica.

Tú: Lo dices porque eres su amigo, Liam.

Liam: No. Lo digo porque yo lo vi con mis propios ojos.

Tú: Yo por ahora no quiero saber nada de él.

Liam: Bueno yo no llamaba para hablar de Niall.

Tú: ¿Entonces para qué llamabas?

Liam: Pues verás, mañana por la noche es el último concierto de la gira por Italia y me gustaría que estuvieras aquí conmigo.

Tú: Liam… no puedo…

Liam: Por favor, hermanita… te necesito aquí conmigo. Es un concierto muy importante.

Tú: Liam… no me hagas esto…

Liam: Por favor… te prometo que intentaré que Niall no se acerque a ti.

Tú: Está bien… pero lo hago por ti, ¿eh?

Liam: ¡Genial! Gracias hermanita. Cuando mañana vayas al aeropuerto, en la taquilla pide los billetes que ya están reservados.

Tú: ¿Ya sabías que iba a ir, verdad?

Liam: Sabía que podría convencerte. Jajaja

Tú: Está bien, hermanito. Nos vemos mañana entonces.

Liam: Vale, hermanita. Te quiero.

Tú: Y yo a ti.

 

Colgaste y fuiste a hacer una pequeña maleta para el viaje. Después de eso, cenaste y te fuiste a dormir.

 

Al día siguiente, te levantaste temprano y te dirigiste al aeropuerto. Cogiste el avión y en unas dos horas y media más o menos, estabas en Italia. Te bajaste del avión, entraste en el aeropuerto y buscaste a Liam. Lo viste a lo lejos y corriste hacia él

 

Tú: ¡Liam! – te echaste en sus brazos y le diste un fuerte abrazo.

Liam: ¡Hermanita! Te he echado de menos.

Tú: Y yo a ti.

Liam: Vámonos al hotel, que los chicos también tienen ganas de verte.

Tú: Vamos.

 

Llegasteis al hotel y fuisteis a la habitación de Liam a dejar tu maleta. Luego fuisteis a la de Harry, que era donde estaban todos. Entrasteis y el primero que te dio un abrazo fue Louis. Luego saludaste a Harry y Zayn igual. A Niall no le dijiste nada.

 

Después de estar hablando con los chicos un rato, te fuiste a la habitación de tu hermano a descansar un rato. A los pocos minutos, llamaron a la puerta. Abriste y allí estaba Niall. Entró en la habitación y cerró la puerta tras de sí.

 

Tú: ¿Qué quieres, Niall?

Niall: Hablar contigo.

Tú: ¿Para qué? ¿Para mentirme? Déjalo.

Niall: No. Quiero explicarte cómo fueron las cosas.

Tú: Te escucho.

Niall: Verás, esa chica se le lanzó encima y no pude evitar hacer nada.

Tú: ¿Pretendes que me lo crea?

Niall: Nunca te mentiría con algo así, mi amor.

Tú: Niall, es muy difícil creer eso.

Niall: Pero es que fue así. Cuando me separé de ella, le expliqué que yo ya tenía novia y que era la mujer de mi vida.

Tú: ¿De verdad?

Niall: ¿Acaso crees que te mentiría?

Tú: No lo creo.

Niall: ¿Entonces? ________ (TN), eres la mujer de mi vida y no me quiero separar de ti nunca.

Tú: Te amo.

Niall: Y yo a ti, mi vida.

 

Se acercó a ti y te besó dulce y lentamente. Poco a poco el beso fue subiendo de temperatura. Niall te quitó la camiseta y tú se la quitaste a él. Os caísteis en la cama y él cayó encima de ti. Empezó a darte besos en el cuello y volvió a tus labios. Te besó con pasión y dulzura. Niall bajó sus manos al cierre de tu pantalón, lo abrió y te los quitó. Tú hiciste lo mismo con los suyos. Estabais los dos en ropa interior. Niall te daba besos y pequeños mordiscos en el cuello. Esos mordiscos te hacían suspirar de placer. Necesitabas sentirlo más cerca. Bajaste las manos a sus bóxers y se los quitaste, él hizo lo mismo con tus braguitas. Volvió a tus labios y los besó con más pasión que antes. A los pocos segundos, notaste cómo entraba en ti lentamente. Soltaste un pequeño gemido cuando lo sentiste completamente dentro de ti. Poco a poco, Niall fue acelerando. Tú gemías cada vez más. Niall aceleró y, a los pocos minutos, llegasteis al orgasmo, soltando un gemido de placer los dos a la vez. Niall te besó dulcemente, salió de ti y se acostó a tu lado. Teníais la respiración entrecortada y os costaba hablar.

 

Niall: Ha sido genial.

Tú: Y que lo digas.

Niall: Te amo, pequeña.

Tú: Te amo, Niall.

 

Os levantasteis y os arreglasteis para ir al concierto. Esa noche disfrutaste como nunca el concierto. Niall te dedicó el trocito de canción que canta en todos los conciertos de “Stereo Hearts” y dijo delante de todo el público dijo que estaba perdidamente enamorado de ti y que eras la mujer que iba a estar siempre con él. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada